El futuro de la Argentina hasta el año 2059

 

2018 a 2020

Ascenso de la Evolución

Gualichu intentará crear dudas y confusión, pero los hombres continuarán con sus proyectos. El Poder se afirmará en los cambios que han sido gestados. Aún en medio de indecisiones, habrá entusiasmo por el futuro.

Se profundiza la dialéctica continua entre los que enarbolan visiones nacionalistas para encarar el uso de los recursos naturales y quienes tienen un enfoque más universal y humanista. A pesar de los devaneos de la política, técnicos y científicos evolucionan favorablemente en sus proyectos globales.

  

2021 a 2024

Euforia de la Evolución

Aunque Gualichu no se hará presente, el entusiasmo y optimismo impedirán que el Poder vea los peligros y dificultades que esconde el mañana. e festejará una aparente prosperidad, pero no todos la podrán disfrutar. 

Más autopistas cubren el país y también se generaliza el uso del transporte aéreo. El sur del territorio se expande y progresa con el gran crecimiento de sus ciudades. El Estado debe atender con planes sociales cada vez a mayor número de ciudadanos que están fuera del circuito de la riqueza.

 

2025 a 2028

Descenso de la Evolución

Dos bandos comenzarán a disputarse el Poder. Gualichu se frotará las manos con satisfacción viendo a los hombres en continuo desacuerdo. Este tiempo anunciará el principio de duras luchas.  

Continúan los replanteos geopolíticos. Mayor afluencia de inmigración asiática y de otras zonas. Aumenta la xenofobia, determinando en la alta política dos ideologías muy marcadas y opuestas.

  

2029 a 2031

Crisis de la Evolución

Gualichu logrará que cada grupo luche con fanatismo para imponer sus ideas aún a costa de la propia vida. Quien no se manifieste como aliado del Poder será visto como enemigo.

Disputas ético-ideológicas en todos los planos de la sociedad. Polémicas sobre la eutanasia y la criogénesis. Aumenta el grado de anarquía. Una pregunta subyace en la sociedad: ¿humanismo o tecnología?

  

2032 a 2034

Ascenso del Conflicto

Gualichu se saciará infundiendo el Mal en los actos de los hombres. Se complacerá en hacerlos actuar sin piedad con sus semejantes. Quienes hasta ahora han sido hermanos podrán transformarse en enemigos mortales. El fanatismo del Poder no tendrá contemplaciones y buscará imponerse con terror, castigos o muerte.                              

Posible guerra interior y/o exterior. Diáspora de territorios auto-independizados que inhiben el poder central. Vuelven a tener poder los enfermos de sadismo y crueldad con la justificación de la necesidad de orden.

  

2035 a 2038

Euforia del Conflicto   

Gualichu alimentará al Poder con sueños de grandeza para que olvide lo que verdaderamente necesita el pueblo.  Se emprenderán ambiciosos proyectos que no tomarán en cuenta la realidad que vive la gente.  

El verdadero poder está en manos del complejo multinacional industrial-bélico-mediático que funciona en base a una desigualdad crónica y funcional. En el mejor de los casos, el reparto de la riqueza tiende a la Ley de Pareto, es decir, el 20 % de la población dispone del 80 % de la riqueza y el otro 80 % del 20 %. Control de la población a través de sistemas de identificación difíciles de soslayar, salvo para los que están totalmente fuera del sistema.

 

2039 a 2042

Descenso del Conflicto

Los antagonismos y las luchas ideológicas impedirán que el Poder encuentre el camino y el apoyo para liderar en paz. Gualichu sembrará indecisión en los líderes para inmovilizar sus acciones.

La diáspora que ha balcanizado de hecho al país obliga al Estado a diluirse en una descentralización más acorde con la realidad. Esto provoca menor capacidad de decisión y ejecución de los proyectos.

  

2043 a 2045

Crisis del Conflicto

Gualichu no dejará que los hombres se entiendan. Cada uno se sentirá dueño del mundo aunque no podrá ser ni siquiera dueño de sí mismo. La paz sólo llegará después de oscuros pactos o de crueles guerras.

La desarticulación avanza en las instituciones. Surgen gatopardismos como recursos para la supervivencia de los grupos. El aislamiento crea distanciamientos. Una gran acefalía alimenta deseos de una unión cada vez más lejana. Surgen convenios parciales y localistas que tienen poca vida útil.   

  

2046 a 2048

Ascenso de la Transición

Los hombres se mirarán en espejos ajenos y no valorarán su propia imagen. Gualichu seducirá al Poder con extrañas formas de vida para que se las imponga al pueblo.

Cada vez se hace más difícil mantener las raíces de la vida anterior. La tendencia general disuelve todo lo concerniente a generaciones pasadas, a los hechos y costumbres en los que se basó la sociedad para construirse. Surge la idea de volver a foja cero y crear un mundo nuevo que tiene mucho de utopía y de idealismo irresponsable.

 

2049 a 2052

Euforia de la Transición

Gualichu sólo se dedicará a observar los efectos de sus acciones anteriores. El Poder asumirá las consecuencias de sus errores encarando la reconstrucción y tratando de soslayar los daños provocados.

Por efecto rebote, retorna una tendencia centralizadora y aglutinante del poder, como único medio para restablecer el orden y la coherencia en los procesos que requiere la continuidad de la sociedad y el país. Búsqueda de reafirmación de la familia tipo. Posible inmigración desde Europa.

 

2053 a 2056

Descenso de la Transición                   

Entre grandes errores y confusiones asomarán los futuros dueños del Poder. Ellos buscarán los caminos para enfrentar el influjo de Gualichu.

Algunos líderes alcanzan a comprender los errores actuales. Ellos tomarán la firme decisión de orientar los pasos del Poder hacia una sociedad con más raíces en lo auténtico y genuino.

 

2057 a 2059

Crisis de la Transición

Gualichu intentará que el Poder se niegue obstinadamente a aceptar la realidad, pero la paciencia del pueblo se ha agotado y todos pedirán  a gritos el cambio.

En el comienzo de una Nueva Era, los recuerdos de aquélla lejana noche del Cacerolazo de 2001 ya no están en la memoria de los más jóvenes. Algo semejante volverá a suceder y otra vez el pueblo forzará un cambio obligado en el rumbo de los gobernantes.