Las coincidencias en el Decenso del ciclo de la EVOLUCIÓN 

El Descenso del ciclo de la EVOLUCIÓN tiene el siguiente dictamen: 

Dos bandos comenzarán a disputarse el Poder. Gualichu se sentirá muy satisfecho, viendo a los hombres en continuo desacuerdo. Este tiempo anunciará el principio de duras luchas.

El primer Descenso del ciclo de la EVOLUCIÓN va del año 1798 a 1804.  La guerra con los ingleses vuelve a paralizar la prosperidad de Buenos Aires. Cientos de miles de cueros quedan sin venderse y no llegan mercancías del exterior. Aunque esto favorecerá a algunas industrias internas, los precios aumentan y la moneda se desvaloriza por las pocas rentas que obtiene la Aduana. La disminución de la cantidad de tropas profesionales asentadas en Buenos Aires hace necesario formar milicias con la población local.

 

Oficial y soldado del regimiento de Blandengues

Pintura de Cándido López sobre la batalla de Cepeda

El segundo se desarrolla entre 1859 y 1860. Mitre ha decidido que la cañada de Cepeda será otra vez el escenario de una nueva batalla entre hermanos. Con su bien ordenada y preparada caballería, Urquiza goza de una gran ventaja por lo que, igual que en el anterior enfrentamiento de hace 39 años, las tropas de Buenos Aires retroceden hasta San Nicolás. En la ciudad se espera lo peor pero, cuando Mitre aparece con su ejército, muchos lo consideran casi como un triunfo. Urquiza llega hasta San José de Flores y envía sus emisarios para llegar a un acuerdo. El 10 de noviembre se firma el Pacto de Unión Nacional: Buenos Aires acepta ser parte de la República Argentina, debiendo ceder su Aduana a la Nación.

 

El tercer Descenso de la EVOLUCIÓN va de 1913 a 1916. Tras la muerte de Sáenz Peña le sucede Victorino de la Plaza. A pesar de no compartir las ideas de los socialistas ni de los radicales, el nuevo mandatario se compromete a cumplir los planes de su antecesor. Los conservadores se oponen al pleno ejercicio de la incipiente democracia legada por Sáenz Peña. Buscan la forma de impedirlo, pero el nuevo presidente hace cumplir la Constitución. Los partidos extremos avanzan, aunque no confían demasiado en la eficacia del voto secreto y obligatorio. La Ley de Residencia que permite expulsar a los dirigentes molestos provoca el surgimiento de un socialismo con más identidad nacional. En realidad, la mayoría de los políticos no contribuye demasiado a cimentar la nueva democracia. Siguen haciendo uso de las viejas malas costumbres: intrigas, fraudes, presiones y matonismo. 

Estallido del Cordobazo en 1969

El cuarto Descenso se extiende de 1967 a 1972 con un paulatino deterioro de la imagen y el poder de los militares gobernantes. Córdoba, la ciudad mediterránea, ha sido desde lejanas épocas de la historia argentina el eje de la oposición que las provincias ejercen contra la soberbia de Buenos Aires. Su industria automotriz prospera y sus obreros ganan los mejores sueldos. Desde la gran metrópoli, el gobierno pretende derogar conquistas laborales logradas con esfuerzo y paciencia. Cuando aún se escuchan los ecos del Mayo Francés, surge esa gran protesta que se llamará el Cordobazo. Obreros y estudiantes toman la ciudad, apoyados por el pueblo que rechaza la dictadura. Estos sucesos significarán una estocada final a la gestión de Onganía. Las fuerzas armadas le quitarán el apoyo, aunque no saben muy bien qué sistema de gobierno aplicar a partir de esta gran protesta.