De los 42 a los 56 años se extiende en los humanos el ciclo de la TRANSICIÓN, hasta arribar a un nuevo período de 56 años, si aún permanecen con vida. En la sociedad, estos 14 años se caracterizan por algo de decadencia y una inercia provocada por las tendencias anteriores que desembocará en una crisis previa al nuevo ciclo de GESTACIÓN.