La "matrix" de la relación de dependencia

Relación de dependencia: la esclavitud moderna

    En cada época de la humanidad las discusiones y los conflictos siempre se daban dentro del sistema: en la Roma antigua no se cuestionaba la esclavitud, en la Edad Media se aceptaba como normal el sistema de servidumbre y en los siglos XVI al XIX se tomaba como estado natural la esclavitud de la raza negra y se la veía como insustituible (en Brasil, por ejemplo, hasta 1889). Con idéntica actitud, la sociedad actual no cuestiona en absoluto la existencia de la relación de dependencia laboral y la considera como algo normal e indispensable. Prueba de la efectividad de ese "lavado de cerebro " global es que posiblemente los comentarios vertidos en este sitio generen desde la indiferencia hasta el rechazo total. (Un interesante libro es "1984" de George Orwell, en donde se puede apreciar la profundidad de las técnicas de manipulación del pueblo para llegar a hacerle creer las peores mentiras).

Así es como, hoy en día, gran parte de la población vende una parte de tiempo de su vida a cambio de un valor fijo, situación completamente opuesta a la que se manejan, por ejemplo, un pintor, un plomero, etc., gente que todos los días sale a la calle a "ganarse la diaria". En ese sentido, un lustrabotas es "cabeza de ratón" y cada día decide cuánto va a cobrar la lustrada y nunca hace huelgas ni paros. En el otro extremo se sitúan los "cola de león" que se hacen mala sangre una sola vez al mes (cuando cobran el sueldo) los que incluso pueden ser super gerentes aunque siempre responderán a mandos superiores.

     Y la sociedad actual, en forma semejante a la prohibición de alfabetizar a los antiguos esclavos, alecciona subrepticiamente a través del sistema educativo a que la gente crea que es más conveniente ser empleado y no "arriesgarse" a ser independiente. Con idéntica intención, el sistema considera víctimas a los empleados que son despedidos pero cuando a los autónomos independientes en sus negocios no les va bien y afrontan deudas los cataloga casi como a delincuentes y malas personas. 

     En realidad, si todos fueran trabajadores independientes, tendrían en sus manos un arma en igualdad de condiciones para contrarrestar la inflación al tener la misma capacidad de las empresas o gobiernos de poder decidir cuánto vale su trabajo.

     El hecho de que lo aquí mencionado sea prácticamente ignorado por la mayoría, incluido gente de los medios, es una cabal demostración de que, a pesar de los avances tecnológicos, todavía estamos inmersos en una sociedad primitiva que justifica y sostiene la existencia relación de dependencia laboral, situación que implica una actitud mental casi "escolar" en personas adultas.

    En este sitio se vaticina el futuro hasta el año 2056, pero si nos estiráramos muchos años más adelante, algún día (día que quizás nosotros no veremos) quedará abolida . En ese caso, ya no será necesaria la existencia de paritarias, sindicatos o gremios y entonces, definitivamente, cada ser humano se hará cargo de su destino.